TE HAS PREGUNTADO CÓMO SERÍA VIVIR SIN MIEDO?

n espresso lungo sin azúcar como un buen comienzo.

A lo largo de mi vida muchas veces pensé que había algo malo en mi, esa extrema sensibilidad que tengo ante las cosas, ante mis emociones que hacen que muchas veces no me acompañen a la felicidad sino que me aplasten como un edificio derrumbándose y yo adentro sin poder salir.

Que ocultarme ante lo que sentía era lo mejor que podía hacer, al fin y al cabo, yo había decidido que ser sensible estaba mal y para que mostrarme mal si ya por si yo lo estaba, negarme ante eso era demasiado reto.

Mucha terapia, largas crisis y angustias constante me mostraron la oportunidad de confiar, y porque supe que estaba confiando,  porque como antesala a este miedo estaba la ansiedad recordándome que algo peor podía ocurrir, sin llegar ahí, pero que pasaba que al final de los momentos no llegaba nada mal, y que lo malo que ocurría siempre era llevadero, y fue ahí que decidí que mostrarme sensible, aceptar que dentro de nosotros están los dos lados y que no todo lo malo esta en mi y que el miedo es producto de lo que soy como un completo ser humanos me permite traspasar esa barrera de no todo esta mal, y si algunas cosas me hacen sentir sensible no es el lo peor  y aquí podemos aprender a amar esas partes de nosotros que no son las mejores y aun así me han construido y comparten mi historia y las acepto para llevarlas en el recorrido de un mejor lugar.

Estoy segura que hemos vivido esas situaciones aprendiendo a integrar lo que somos y lo que sentimos, que nuestras emociones nos ensenan a recorrer un camino que nos lleva a identificar que ocurre, y poderlo gestionar.

Meditar, hacer deporte, leer, estudios, una vida saludable en todo sentido y organizada nos conecta y nos disciplina para bajarle el volumen a los no puedo y ser asertivos en nuestros proyectos, metas, logros.

   La suma de los los pequeños cambios es lo que establecen un nuevo orden y una nueva ruta de pensamientos y por ende una nueva oportunidad.

Nuestros miedos son nuestras limitaciones que hemos creados para sentirnos a salvo de situaciones que creímos que íbamos a fallar o que no estamos preparados para aceptar. El cambio de mentalidad, el compromiso contigo y la fuerza de ser tu mejor aliada te permite ser clara y real y aceptar lo que lleva a mucha responsabilidad.

Yo por mucho tiempo en mi vida dejaba de hacer cosas, construir mis empresas o no tomar decisiones valientes porque no me creía capaz y dejaba que las inseguridades me vencieran, con muchas frustraciones, tenia una enorme lista de los no puedo que justificaba mis miedos y era tan real que nada la cuestionaba.

Uno de mis miedos mas grande que he vencido con, la convicción de seguir creciendo era el miedo a ser rica y prospera, ouch si, darme cuenta de eso dolió demasiado porque ahí descubrí que yo era mi peor enemigo para mis suenos, me alejaba de oportunidades sin darme cuenta hasta que decidí cambiar mi mentalidad por estar cansada de no querer el mismo resultado la situaciones comenzaron a cambiar, 

Respetar quien soy, mi propósito y me capacidad de servir desde la mentalidad de abundancia y de compartir conocimientos aprendidos desde la experiencia marco mi camino.

Las preguntas incomodas nos elevan a otro nivel, ahora responde

Cual es tu mayor miedo?

Que has dejado de lograr por ese miedo?

Donde se origino?

Ese miedo es real?

Regalate unos minutos para hacer tu trabajo, dale espacio a tu mente que organice las ideas y vuelve siempre a creer en ti.

Gracias por estar aquí, por creer en que podemos lograr ser diferente y aportar para todos un mejor lugar.

Facebook
Twitter
Email
Print
Diana Piona
Diana Piona

Agente de Seguros y Mentora de mentalidad

Newsletter

Sign up our newsletter to get update information, news and free insight.
Ir al WhatsApp
¿Necesitas Ayuda?
Hola! 👋🏼
Estoy para ayudarte, vente al WhatsApp que aquí hablamos.